Siguenos

  • Siguenos en Facebook
  • Siguenos en
  • Siguenos en
  • Siguenos en

El "caso Jesuli"

Martes 02 de December del 2008 | 14:10
noticia publicada en Rincón de Riaño

La batalla de la Real Sociedad para tratar de demostrar que el Málaga subió de manera fraudulenta a Primera comprando el partido de los andaluces ante el Tenerife es una batalla perdida. Por muchas grabaciones que pueda tener Badiola de Jesuli o de quien sea, seguro que el intento de los donostiarras no llega a buen puerto. Ya llegó ayer el desmentido del jugador y los gritos en el cielo que pusieron tanto el Málaga como los jugadores del equipo canario.

Que en el fútbol español hay compra y venta de partidos y apaños es algo que lo sabe cualquiera que esté un poco metido en el tema. Lo sabe la federación, la Liga de Fútbol Profesional, los clubes, los entrenadores y los jugadores. El problema es que es algo muy difícil de probar porque nadie va firmando recibos cuando recibe el dinero. Y por supuesto que no va a reconocerlo nunca -al menos de forma oficial-, como tampoco lo reconocerá nunca el club pagador. La única fórmula de intentar demostrar que ha habido trampa es con conversaciones robadas y grabadas, pero ni esto le va a servir a la Real, ni nunca ha servido.

Por otro lado, ni la Liga ni la Federación están interesados en remover este tema ni otros que han surgido, ni que surgirán. Nadie quiere meterse en líos ni en complicaciones, Porque, imaginemos que lo del Málaga es verdad y se prueba. ¿Qué se hace? ¿Que la Real ocupe el puesto del Málaga en Primera cuando se han jugado trece partidos?

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.