Siguenos

  • Siguenos en Facebook
  • Siguenos en
  • Siguenos en
  • Siguenos en

Montecastillo (Cádiz)

Miércoles 12 de May del 2010 | 11:50
noticia publicada en Golf | Guia de campos

Un campo que ha sido sede del Volvo Master tiene que ser un campo tremendamente exigente. Y éste lo es desde todos los puntos de vista: en lo golfístico (por distancias y por las dificultades del campo); en lo físico (un continuo sube-baja); en lo estético (atractivo diseño, respeto del entorno y mantenimiento perfecto). Y con detalles de lujo como el sofisticado botijo que en cada hoyo ofrece agua fresca al jugador.

El recorrido es tremendamente variado y los retos que plantea al jugador son continuos. Por ello para hacer un resultado decoroso hay que estar muy bien en todas las facetas del juego. En las salidas, para evitar los peligros (barrancos y bunkers), y hacer distancia. En los approach para llegar a unos greenes no muy grandes y tremendamente protegidos por bunkers o lagos. Y por supuesto rematar con el putt en unos greenes nobles pero muy rápidos.

En la primera vuelta los hoyos más bonitos son los tres últimos (un par 4 y un par 3 con un amenazante lago junto al green y un enorme par 5 cuesta arriba). En la segunda vuelta todos tienen algo especial. Las distancias se alargan, las pendientes se endurecen, los barrancos asustan, las calles se estrechan y el agua entra en juego en 4 hoyos. Al complicado 13 (salida sobre barranco a una calle estrecha y que gira subiendo interminablemente hasta un lejano y estrecho green), le sigue un corto par 3 desde el que ya se divisa también la subida del larguísimo 15 (un par 4 para 402 metros en pendiente ascendente). Si un bello paisaje natural nos acompaña todo el recorrido, en este green puede verse algo muy especial: el circuito de Jerez.

Luego viene el 16 con una calle que no termina de girar en torno a un peligroso hazard y un 17 más corto, aunque con el agua amenazando desde el tee hasta el green. Y finaliza con un majestuoso hoyo final que tiene la salida a 40 metros sobre la calle, con hermosas vistas del hotel y del recorrido que tiene un lago a la izquierda y enormes búnkeres a la derecha, con un gran green al fondo en el que el agua todavía puede entrar en juego.

Si el campo está entre los mejores, la atención del personal, las instalaciones (tienda, vestuarios) y los servicios también están también a gran altura. Gastronómicamente cabe destacar la doble opción del restaurante para quedarse bien servido o la coqueta cafetería que permite comer ligero pero bien.

La cercanía a la aristocrática ciudad de Jerez proporciona otras ofertas gastronómicas, culturales y vitivinícolas (la visita a la céntrica bodega de González Byass, la del Tío Pepe, merece mucho la pena) que pueden complementar la visita al grandioso campo de Montecastillo.

Valoración del campo

Categoría: Albatros/Eagle/Birdie/Par/Bogie

Dificultad de juego: muy alta

Longitud (barras amarillas): 6043 metros.

Belleza: 8’5

Dureza física: muy alta.

Servicios (atención, vestuarios, cafetería, etc.): 8

Gastronomía: 8

Entorno próximo: 8

Singularidad: dificultad y belleza.

Comentario, valoración y fotografías llevadas a cabo por el colaborador de Navarrasport, JFA.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.