Siguenos

  • Siguenos en Facebook
  • Siguenos en
  • Siguenos en
  • Siguenos en

HABÍA GANAS

Por: * Riaño
Miércoles 21 de December del 2016 | 23:53
noticia publicada en Rincón de Riaño

Ya había ganas de ver a Osasuna ganar un partido en El Sadar. Lo que no se había conseguido, ni con Martín, ni con Caparrós. Y llegó con premio añadido, ver a los rojillos en octavos de final de la Copa del Rey.

No es que Osasuna hiciera un partido para tirar cohetes, pero lo menos se vio otra cosa. No fue el equipo ramplón de Riazor, Gijón o Leganés, por citar los tres en los que tuvo rivales de su misma Liga enfrente. Y hasta vimos marcar goles a gente del ataque como Berenguer y Jaime Romero cuando desde la llegada de Caparrós sólo había marcado un defensa: Miguel Flaño.

Ahora lo que hay que ver es si esta moral que se ha tenido que instalar en los jugadores al comprobar que son capaces de ganar en campo propio y no mostrarse inferiores al rival, como había ocurrido hasta la fecha, sirve para que 2017 comience de una manera que permita, al menos eso, albergar esperanzas de permancia.

Comentarios

La DEFENSA IGUAL DE FLOJA QUE

La DEFENSA IGUAL DE FLOJA QUE SIEMPRE....

De este partido se saca la

De este partido se saca la conclusión que Buñuel, Jaime, y Mario, titulares fijos. Y luego habrá que dar mas oportunidades a F. Mérida, Olavide, Otegui...
Y me pregunto una cosa, cuando el Granada achuchaba ¿por que los extremos jugaban a pie cambiado? si quieres favorecer el contragolpe, tienes que situarlos en su zona natural para que sean mas rápidos los contraataques. Se pierde velocidad. Es de sentido común.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.