Siguenos

  • Siguenos en Facebook
  • Siguenos en
  • Siguenos en
  • Siguenos en
OSASUNA/ELECCIONES

El informe de los abogados sobre los dos preavales

Miércoles 08 de November del 2017 | 00:20
noticia publicada en C.A Osasuna

Este es el informe de los dos abogados contratados por el club.

EL DE EUGENIO SALINAS

"El presente informe tiene por objeto analizar si los pre-avales presentados por las candidaturas presididas por D. Victor Alvarez Erviti, por un lado, y D. Juan Ramón Lafon Martorell, por otro, cumplen o no los requisitos exigidos por los Estatutos del C. A. Osasuna para poder concurrir a las elecciones a la Presidencia del Club.

El informe se divide en los siguientes apartados:

1.- Panorama normativo (págs. 1-4)

2.- Requisitos de los pre-avales (págs. 4-8)

3.- Análisis del pre-aval presentado por la Candidatura de D. Víctor Álvarez Erviti (págs. 9-10)

4.- Análisis del pre-aval presentado por la Candidatura de D. Juan Ramón Lafon Martorell (págs. 11-13) 

 

Primero.-Panorama normativo.

El artículo 26 de los Estatutos del Club Atlético Osasuna establece que el candidato que desee concurrir a las elecciones a Presidente del Club, deberá presentar un pre-aval, en los términos y condiciones que se expresan a continuación:

“Será requisito indispensable por parte de la candidatura presentar un pre-aval bancario de cualquier entidad de crédito banco, o caja de ahorros registrada en el Registro de Entidades del Banco de España, garantizando como mínimo un 15% del presupuesto general del club vigente en el momento de presentar la candidatura, y en cuyo texto se hará constar que dicho aval se convertirá automáticamente en aval definitivo en el caso de que dentro del procedimiento electoral en curso resultase elegida dicha candidatura a presidente y Junta Directiva del C. A. Osasuna y una vez el candidato a Presidente del C. A. Osasuna tome posesión del cargo” 

 

Asimismo, el artículo 30 de los Estatutos, establece que:

“El aval (o pre-aval) será condición indispensable para poder presentar la candidatura ante la Junta electoral.” (Apartado 8)

“Dicho pre-aval, tal y como se contempla en el artículo 26, se convertirá en aval definitivo, si sale elegida la Junta Directiva correspondiente, a los demás le será devuelto una vez proclamada como definitiva la candidatura ganadora.” (Apartado 9)

La presentación de este pre-aval no es exigido por ninguna norma, pero tiene su fundamento y razón última en la Ley del Deporte y el Real Decreto sobre Sociedades Anónimas Deportivas que lo desarrolla, que exigen a la Junta Directiva de los Clubes de Fútbol que no se hayan constituido como Sociedades Anónimas Deportivas, avalar el 15% del presupuesto de gasto.

Así, la Disposición Adicional séptima, apartado cuatro, de la Ley del Deporte (Ley 10/1990 de 15 de octubre) establece:

“Los miembros de las Juntas Directivas de estos Clubes responderán mancomunadamente de los resultados económicos negativos que se generen durante el período de su gestión. Tales resultados serán ajustados teniendo en cuenta las salvedades de las auditorías. El ejercicio económico comenzará el 1 de julio de cada año y terminará el 30 de junio siguiente. Antes de comenzar cada ejercicio, la Junta Directiva deberá depositar, a favor del Club y ante la Liga Profesional, aval bancario que garantice su responsabilidad y que alcance el quince por ciento del presupuesto de gasto.

El aval será ejecutable por la Liga Profesional y exigible anualmente durante todo el período de su gestión. La acción de responsabilidad podrá ser ejercitada:

Por el Club, mediante acuerdo de su Asamblea, obtenido por mayoría simple de los asistentes.

Subsidiariamente, por socios que representen el cinco por ciento del número total de los mismos.

En todo caso, transcurridos cuatro meses después del cierre de ejercicio económico por la Liga Profesional correspondiente y por el Consejo Superior de Deportes.

Por vía reglamentaria se determinarán las condiciones y supuestos en que las Juntas Directivas dentro del período de sus mandatos y siempre que éstos sean consecutivos, podrán compensar los avales satisfechos con los resultados económicos positivos de los ejercicios anteriores o subsiguientes o aquellos en los que se hubiesen producido pérdidas.

El cómputo de las compensaciones aludidas en este apartado se realizará desde el inicio de la práctica de las auditorías realizadas bajo el control de la Liga Profesional.” 

 

En este mismo, sentido, la Disposición Adicional segunda de Real Decreto 1251/1999, de 16 de julio, sobre Sociedades Anónimas Deportivas, titulada “Avales de los clubes profesionales” dispone:

1 . La obligación de prestación anual de avales bancarios por las Juntas Directivas de los clubes a que se refieren las disposiciones adicionales séptima y octava de la Ley del Deporte se iniciará en la temporada en la que, a su vez, se inicie el funcionamiento bajo la forma de sociedades anónimas deportivas del resto de los clubes profesionales que participen en la misma competición.

2 . Los avales deberán ser depositados por las Juntas Directivas a favor del club y ante la Liga profesional correspondiente.

3 . El importe garantizado por el aval deberá ser, como mínimo, un 15 por 100 del importe del presupuesto general de gastos del club.

4 . La fianza que deban prestar los miembros de la Junta Directiva se constituirá de modo que pueda resultar exigible durante el plazo de los tres meses siguientes a la celebración de la Asamblea General que apruebe las cuentas correspondientes del ejercicio avalado que coincidirá con aquel en el que tomen posesión . Los administradores, mientras permanezcan en su función, deberán prestar sucesivos avales para afianzar las posibles responsabilidades derivadas de los distintos ejercicios de modo que, asimismo, pueda resultar exigible durante el mismo plazo.

5. Los sucesivos avales se ajustarán, en su cuantía, una vez conocido el resultado de las auditorías correspondientes y aprobadas el presupuesto de gasto, y en todo caso con anterioridad al comienzo de la competición deportiva.

Igualmente, siempre que se produzca una modificación del presupuesto, el importe del aval deberá ser actualizado en el plazo de treinta días siguientes a su aprobación.

6 . En el supuesto de que el club finalizara la temporada con déficit, la liga profesional correspondiente ejecutará el aval depositado, salvo que se preste nuevo aval por el déficit producido más el correspondiente a la temporada siguiente.

En el caso de ejecución del aval, ésta se realizará por una cuantía igual a la del déficit alcanzado. La liga profesional pondrá su producto a disposición del club, quien únicamente podrá utilizarlo para cancelar el déficit producido.

7 . Los avales se actualizarán una vez conocido el resultado de las auditorías correspondientes y aprobadas el presupuesto de gastos y, en todo caso, siempre con anterioridad al comienzo de la competición deportiva. Igualmente, deberán ser actualizados siempre que se produzca una modificación del presupuesto.”

De la lectura conjunta de los artículos de aplicación de los Estatutos, se desprende que es condición indispensable para poder ser candidato:

1.- Presentar pre-aval (o aval) bancario. 

 

2.- Que dicho documento sea expedido por una entidad de crédito registrada en el Registro de Entidades del Banco de España.

3.- Que dicho pre-aval (o aval) garantice como mínimo un 15% del presupuesto general del club vigente en el momento de presentación de la candidatura.

4.- Que en el texto de dicho pre-aval se haga constar "que dicho aval se convertirá automáticamente en aval definitivo en el caso de que dentro del procedimiento electoral en curso resultase elegida dicha candidatura a presidente y Junta Directiva del Club Atlético Osasuna y una vez el candidato a presidente del Club Atlético Osasuna tomE posesión del cargo"

En el siguiente apartado examinaremos cada uno de los requisitos de forma individualizada.

Segundo.- Requisitos de los pre-avales.

3.1.- Concepto de pre-aval.

1.- El concepto de pre-aval no viene definido en ningún texto legal (salvo las propias especificidades exigidas en determinados ámbitos sectoriales, como puede ser la contratación pública, aplazamientos tributarios, etc.), siendo una figura creada principalmente a raíz de las prácticas y usos bancarios. Son, por tanto, de aplicación las normas previstas para la fianza, en los artículos 1822 a 1856 del Código Civil, y 439 a 442 del Código de Comercio, para los afianzamientos mercantiles. De entre estos preceptos, hay que destacar el artículo 1827 del Código Civil según el cual “la fianza no se presume: debe ser expresa y no puede extenderse a más de lo contenido en ella"

Como consecuencia de este carácter expreso, la jurisprudencia viene entendiendo (por ejemplo, Sentencia del Tribunal Supremo de 26-noviembre- 1997) que “la fianza debe interpretarse siempre en beneficio del fiador y que ha de interpretarse por ello en sentido restrictivo en los casos dudosos”, por lo que en caso de duda sobre la existencia o inexistencia de pre-aval, habrá que considerar esta última opción. 

 

Partiendo de lo anterior, consideraremos que el pre-aval es un precontrato, también denominado por la doctrina contrato de promesa, en virtud del cual el Banco o entidad financiera se compromete a avalar a una persona, en este caso la Junta Directiva candidata (luego examinaremos sobre cómo y cuándo debe plasmarse este compromiso, según los Estatutos). Esta promesa entiendo debe ser irrevocable, por parte de la entidad financiera, y exigible por el afianzado, de forma que este último tiene el derecho a reclamar al Banco la concesión del aval, y el primero la obligación de concederlo.

Ese matiz es importante, y es lo que diferencia el pre-aval de la mera carta de intenciones. Efectivamente, el precontrato se define como “aquel negocio en virtud del cual las partes se comprometen a celebrar un futuro contrato” (Sentencia del Tribunal Supremo de 16-octubre-1965), por lo que resulta esencial que en el mismo se contenga una obligación a obligarse, lo que trasladado al ámbito del pre-aval nos lleva a concluir que implica una obligación a avalar de forma irrevocable por parte de la entidad financiera.

Si no contuviese esta obligación, o conteniéndola, la misma fuese revocable o condicionada a la voluntad de la entidad bancaria fiadora, entonces no nos encontraríamos ante un pre-aval, sino ante una mera carta de intenciones, en la que la entidad de crédito declara su intención de prestar un aval en un futuro, previo estudio de las garantías que pueda presentar la Junta Directiva, de su solvencia, etc., pero sin que suponga ninguna obligación por parte de la entidad para concederlo. Es decir, la diferencia entre una y otra figura se encuentra en la obligación por parte de la entidad financiera de conceder el aval, y el derecho del avalado de poder exigirlo, siendo en definitiva la carta de intenciones parte de los tratos preliminares que pueden desembocar o no en la concesión de un pre-aval.

2.- Por otro lado, el precontrato y, por extensión, el pre-aval requiere que previamente estén determinados todos los elementos esenciales del futuro contrato (Sentencia del Tribunal Supremo de 19-julio-1994):

-Identificación de las personas avaladas (en este caso, los miembros de la Junta Directiva).

-Identificación del beneficiario de la garantía (en este caso, C.A. Osasuna).

-Objeto o deuda garantizada (en este caso, cubrir el déficit patrimonial que pudiera arrojar el Club al final de la temporada, de conformidad con la Disposición Adicional séptima, apartado cuatro, de la Ley del Deporte y la Disposición Adicional segunda de Real Decreto 1251/1999, de 16 de julio, sobre Sociedades Anónimas Deportivas).

-Duración o vigencia de la garantía.

En el caso de que el documento presentado por la Junta Directiva candidata no contenga alguno de estos elementos esenciales, nos encontraríamos nuevamente ante meros tratos preliminares, y no ante un pre- aval, pues como señala la Sentencia del Tribunal Supremo de 25-junio-2015 "no estando determinados los elementos esenciales, haciendo falta un nuevo acuerdo, posterior, se trata de simple tratos previos”

3.- Por último, entiendo que el pre-aval debe encontrarse inscrito en el Registro Especial de Avales, de conformidad con la Circular 4/2004 del Banco de España.

3.2.- Pre-aval expedido por una entidad de crédito registrada en el Registro de Entidades del Banco de España.

Esta exigencia de los Estatutos implica que el avalista debe encontrarse en el listado de entidades registradas en el Banco de España y al que puede accederse a través del siguiente link:

https://www.bde.es/bde/es/secciones/servicios/Particulares_y_e/Registros_de_Ent/Dat os_actuales/Registros_de_En_c6e37f3710fd821.html

3.3.- El pre-aval (o aval) debe garantizar como mínimo un 15% del presupuesto del Club vigente en el momento de presentación de la candidatura.

Teniendo en cuenta que el presupuesto aprobado por la Asamblea de Socios compromisarios celebrada el 1-octubre-2017 para la temporada 2017- 2018 asciende a 28.355.000 euros, el importe mínimo del pre-aval debe ascender a 4.253.250 euros. 3.4.- En el texto del pre-aval “se hará constar que dicho aval se convertirá automáticamente en aval definitivo en el caso de que dentro del procedimiento electoral en curso resultase elegida dicha candidatura a Presidente y Junta Directiva del C.A. Osasuna y una vez el candidato a presidente del C.A. Osasuna tome posesión del cargo"

La literalidad de este requisito entiendo que no ofrece ninguna duda al configurarse como una exigencia de tipo formal que debe reunir el pre-aval, y expresada de forma imperativa (“se hará constar”).

A la hora de interpretar el alcance de este requisito, las reglas de interpretación de los contratos establecen con carácter principal (artículo 1281 del Código Civil) que "se estará al sentido literal de sus cláusulas". Los artículos 26 y 31.9 de los Estatutos del C.A. Osasuna hablan de que el pre-aval (o aval, los Estatutos hablan indistintamente de uno u otro término) se “convertirá” en aval definitivo, si el candidato gana las elecciones, y una vez tome posesión del cargo como Presidente.

Si acudimos al Diccionario de la RAE, por “convertir” se entiende "mudar o volver una cosa en otra", por lo que, a mi juicio, el documento físico presentado inicialmente por la candidatura aspirante como pre-aval muda en aval, es decir, no se prevé un segundo documento expedido por la entidad financiera, sino que es el mismo documento presentado como candidato para concurrir a las elecciones, el que posteriormente debe presentarse ante la Liga de Fútbol Profesional.

Y además esta conversión de pre-aval en aval se hará de forma “automática”, lo que según la RAE (acepción 2a) “dícese de los mecanismos que funcionan en todo o en parte por si solos”, o “que sigue a determinadas circunstancias de un modo inmediato” (acepción 5a). En mi opinión, ello significa que el pre-aval se convertirá en aval sin necesidad de intervención de ninguna persona, y más concretamente, de que la entidad financiera ratifique o deba validar ex post la conversión del pre-aval en aval, por lo que dicho consentimiento deberá otorgarse por el Banco ex ante, quedando la garantía perfeccionada ab initio, pero condicionado sus efectos a que el candidato gane las elecciones y tome posesión del cargo de Presidente.

Esta automaticidad implica que ya desde un inicio el pre-aval presentado para poder ser candidato debe reunir todos los requisitos de un aval, de forma que llegado el momento, el C. A. Osasuna, como beneficiario del mismo, pueda ejecutarlo. Y en este punto es donde entiendo que la redacción de los Estatutos quizás no es la más acertada, puesto que más que un pre-aval, lo que en el fondo se está exigiendo es un aval sometido a condición suspensiva (ser elegido Presidente y tomar posesión del cargo). La principal diferencia entre ambas figuras radica, bajo mi punto de vista, en que el pre-aval únicamente es fuente de derechos y obligaciones entre las partes que lo han suscrito, esto es, la entidad financiera y el solicitante, en virtud del principio de relatividad de los contratos proclamado en el artículo 1257 C.C. (“los contratos sólo producen efecto entre las partes que los otorgan y sus herederos”), pero en modo alguno afecta al C. A. Osasuna, que tratándose de un tercero, no podría reclamar absolutamente nada en relación al mismo, ni mucho menos exigir el cumplimiento de la promesa de avalar, por lo que entiendo bastante problemática la “automaticidad” de un pre-aval, entendido éste en sentido estricto.

En cambio, si considerásemos un aval sometido a condición suspensiva, cumplida la condición (ser elegido Presidente y tomar posesión del cargo), el mismo podría ser “inmediatamente” exigido por el beneficiario, de forma que en este este caso el C.A. Osasuna se encontraría legitimado para poder reclamar a la entidad financiera las cantidades avaladas.

La diferencia de todas formas entre ambas figuras entiendo que es más teórica que práctica pues los Estatutos son tajantes al establecer la literalidad del texto que ha de contener el pre-aval.

A mayor abundamiento, significar que en otras normativas, como por ejemplo, el artículo 52 del antiguo Reglamento General de Recaudación, en el que también se exigía al solicitante de un aplazamiento acompañar un pre- aval, la aportación del aval definitivo se regulaba de forma diferente, estableciéndose que éste “debería aportarse en el plazo de 30 días” desde que se concede el aplazamiento. Nótese la diferente redacción entre los Estatutos del C. A. Osasuna (“se convertirá automáticamente”) de la de la ley (“deberá aportar”), lo que a mi juicio es indicio inequívoco de que en la voluntad de los Estatutos está el prever un único momento para la presentación de las garantías exigidas por la D. A. 7a de la Ley del Deporte, y no en dos fases, como preveía, por ejemplo, al antiguo Reglamento General de Recaudación. 

 

Tercero.- Análisis del pre-aval presentado por la Candidatura presidida por D. Víctor Álvarez Erviti

Se ha examinado el documento expedido por la oficina de BBVA de Miranda de Ebro fechado el 2 de noviembre de 2017, y firmado por el apoderado D. Daniel Alonso Tobalina, así como el documento expedido por Banco Santander México de fecha 1 de noviembre de 2017, y firmado por D. Jesús Sánchez Centeno. Ninguno de estos documentos cumple los requisitos exigidos por el artículo 26 de los Estatutos, pues a mi juicio, ni siquiera constituyen un pre-aval bancario en el sentido expuesto en los anteriores apartados, sino que son simples cartas de intenciones.

Como expusimos con anterioridad, la nota esencial del pre-aval es que haya un compromiso irrevocable por parte de la entidad financiera de avalar, lo que no sucede en ninguno de los dos documentos. 

 

a.- En cuanto al documento expedido por BBVA, el mismo condiciona la expedición del aval bancario a la concurrencia de tres requisitos:

-Que se pasen las validaciones correspondientes que exige BBVA.

-Que sea recibido en favor de BBVA una carta de crédito Stand by por la cantidad de 4.250.000 euros.

-Presentar la documentación exigida por el Banco de España.

Respecto a la primera condición (recogida en el primer párrafo del documento), la misma supone condicionar la expedición del aval a la exclusiva voluntad del BBVA, sin que se concreten ni objetiven los motivos de posible denegación, lo que determina, a mi juicio, que no exista ningún compromiso de avalar, sino una simple manifestación de intenciones sujeta a las condiciones establecidas por la misma otorgante del documento, que determina que carezca de naturaleza o eficacia de avalar, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 1115 C.C., según el cual “cuando el cumplimiento de la condición dependa de la exclusiva voluntad del deudor, la obligación condicional será nula”

En cuanto a la segunda y tercera condición (recogidas en el último párrafo del escrito de BBVA) su literalidad nos lleva a concluir que tampoco existe ningún compromiso irrevocable de avalar por parte de BBVA, sino que se configuran como simples requisitos “para poder estudiar la propuesta”, como se indica expresamente en el documento, lo que no hace sino ratificar la idea de que se trata de una mera carta de buenas intenciones, condicionada en último término a la exclusiva voluntad de la entidad financiera.

Por otro lado, el documento expedido por BBVA tampoco contiene determinados elementos esenciales del pre-aval como son la identificación del beneficiario de la garantía (C.A. Osasuna) o el objeto o deuda garantizada (cubrir el déficit patrimonial que pudiera arrojar el Club al final de la temporada), por lo que, teniendo en cuenta lo expuesto en apartados anteriores, el documento ni siquiera puede ser considerado un pre-aval, encontrándonos nuevamente ante meros tratos preliminares.

A mayor abundamiento, el documento de BBVA tampoco se encuentra inscrito en el Registro Especial de Avales de la entidad, ni contiene el texto previsto de forma imperativa por el artículo 26 de los Estatutos de que “dicho aval se convertirá automáticamente en aval definitivo (...)” por lo que no cumple los requisitos para poder ser admitido.

b.-En cuanto al documento expedido por Banco de Santander México, en el mismo tampoco se contiene ningún compromiso o promesa de avalar, sino simplemente se dice que “estamos en posibilidades de analizar y autorizar la línea [de crédito] antes mencionada”, por lo que por idénticos motivos que los expuestos en el apartado anterior, el documento no cumple con las exigencias del artículo 26 de los Estatutos.

En conclusión, el pre-aval presentado por la candidatura presidida por D. Víctor Álvarez Erviti no cumple con el artículo 26 de los Estatutos. 

LOS ARGUMENTOS DE FERNANDO ISASI

Y en el escrito de Isasi, otro de los abogados contratados:

1.- Objeto y antecedentes. El objeto de estas notas o informe es analizar los requisitos exigibles a los pre-avales o avales a aportar en las elecciones de Presidente del Club Atlético Osasuna, así como si el pre-aval aportado por dos candidaturas a las elecciones se ajustan o cumplen con lo previsto en los estatutos. 2.- Desarrollo o argumentación. &1. Es preciso, en primer lugar, examinar los artículos de los estatutos del Club que regulan dicho aspecto de las candidaturas. En primer lugar, el art. 26º de los estatutos, párrafo quinto, que establece lo siguiente: “Será requisito indispensable por parte de la candidatura presentar un pre-aval bancario de cualquier entidad de crédito, banco o caja de ahorros registrada en el registro de entidades del Banco de España, garantizando como mínimo un quince por ciento (15%) del presupuesto general del club vigente … y en cuyo texto se hará constar que dicho aval se convertirá automáticamente en aval definitivo en el caso de que dentro del procedimiento electoral en curso resultase elegida dicha candidatura a Presidente y Junta Directiva del C.A. Osasuna y una vez el candidato a Presidente del C.A. Osasuna tome posesión del cargo”

En segundo lugar, el art. 31 de los estatutos, apartado 7 a 11, que señalan lo siguiente: “7. Las candidaturas deberán presentar el pre-aval económico, ateniéndose a los previsto en el artículo 26 de estos estatutos. 8. El aval (o pre-aval) será condición indispensable para poder presentar la candidatura ante la junta electoral.

9. Dicho pre-aval, tal y como se contempla en el artículo 26, se convertirá en aval definitivo, si sale elegida la Junta Directiva correspondiente, a los demás le será devuelto una vez proclamada como definitiva la candidatura ganadora. 10. La junta electora está obligada a contactar con la entidad financiera para corroborar que el aval es conforme al texto exigido y es real”.

De la lectura de los mencionados preceptos se infiere claramente que se debe presentar un pre-aval o aval que reúna los siguientes requisitos (además del de cuantía): - Condición de bancario de cualquier entidad de crédito, banco o caja de ahorros registrada en el registro de entidades del Banco de España; - Constancia de que dicho aval se convertirá automáticamente en aval definitivo en el caso de que dentro del procedimiento electoral en curso resultase elegida dicha candidatura a presidente y Junta directiva del C.A. Osasuna y una vez el candidato tome posesión del cargo. 

Esta previsión de los estatutos es un desarrollo y aplicación de la disposición adicional 7ª punto 4º de la Ley 10/1990 del Deporte que dispone: “4. Los miembros de las Juntas Directivas de estos Clubes responderán mancomunadamente de los resultados económicos negativos que se generen durante el período de su gestión. Tales resultados serán ajustados teniendo en cuenta las salvedades de las auditorías. El ejercicio económico comenzará el 1 de julio de cada año y terminará el 30 de junio siguiente. Antes de comenzar cada ejercicio, la Junta Directiva deberá depositar, a favor del Club y ante la Liga Profesional, aval bancario que garantice su responsabilidad y que alcance el quince por ciento del presupuesto de gasto”. &2. Procede, a continuación, examinar si los avales o pre-avales presentados por dos candidaturas cumplen o no los requisitos previstos en los estatutos. Deteniéndonos, en primer lugar, en el documento de aval o pre-aval presentado por la candidatura de Don Víctor Alvarez y otros, se indica en el mismo que una entidad bancaria “concedería de manera automática y definitiva un Aval bancario a favor de…siempre y cuando se pasen las validaciones correspondientes que exige (dicha entidad bancaria)… para poder estudiar la propuesta firme de aval económico … es condición irrevocable…que sea recibido a favor del …. una Carta de Crédito Stand By….”. La lectura del documento permite concluir, en una primera aproximación, que aunque se habla en el texto de concesión automática la misma debe cumplir otros requisitos no previstos en los estatutos:

Esta previsión de los estatutos es un desarrollo y aplicación de la disposición adicional 7ª punto 4º de la Ley 10/1990 del Deporte que dispone: “4. Los miembros de las Juntas Directivas de estos Clubes responderán mancomunadamente de los resultados económicos negativos que se generen durante el período de su gestión. Tales resultados serán ajustados teniendo en cuenta las salvedades de las auditorías. El ejercicio económico comenzará el 1 de julio de cada año y terminará el 30 de junio siguiente. Antes de comenzar cada ejercicio, la Junta Directiva deberá depositar, a favor del Club y ante la Liga Profesional, aval bancario que garantice su responsabilidad y que alcance el quince por ciento del presupuesto de gasto”. &2. Procede, a continuación, examinar si los avales o pre-avales presentados por dos candidaturas cumplen o no los requisitos previstos en los estatutos. Deteniéndonos, en primer lugar, en el documento de aval o pre-aval presentado por la candidatura de Don Víctor Alvarez y otros, se indica en el mismo que una entidad bancaria “concedería de manera automática y definitiva un Aval bancario a favor de…siempre y cuando se pasen las validaciones correspondientes que exige (dicha entidad bancaria)… para poder estudiar la propuesta firme de aval económico … es condición irrevocable…que sea recibido a favor del …. una Carta de Crédito Stand By….”. La lectura del documento permite concluir, en una primera aproximación, que aunque se habla en el texto de concesión automática la misma debe cumplir otros requisitos no previstos en los estatutos:

Efectuada consulta en el registro de entidades del Banco de España, no aparece dicha entidad registrada en el mismo. Parece claro, por ello, que el documento no reúne el requisito previsto o exigido por el art. 26º, párrafo cinco, de los estatutos de presentar un pre-aval “bancario de cualquier entidad de crédito, banco o caja de ahorros registrada en el registro de entidades del Banco de España”. El documento presentado, según lo comentado, no está suscrito por entidad registrada en el registro de entidades del Banco de España, tal y como establecen los estatutos de aplicación para la Junta Electoral. Este es mi informe que, como siempre, someto a cualquier otro mejor fundado en derecho.  

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.