Siguenos

  • Siguenos en Facebook
  • Siguenos en
  • Siguenos en
  • Siguenos en
OSASUNA/LA FUNDACIÓN

Aitor Anaut gana el concurso de "Microrrelatos Osasunistas"

Jueves 02 de July del 2015 | 13:58
noticia publicada en C.A Osasuna | Fundación Osasuna

Fundación Osasuna ha dado a conocer, el nombre de los ganadores del ‘II Concurso de Microrrelatos Osasunistas’. El vencedor fue Aitor Anaut Ruiz, con su obra ‘El color de mi tierra’. El autor tiene 24 años y compuso un escrito de carácter épico sobre la identidad de Osasuna. El segundo clasificado fue Eduardo Trincado Lauroba, de 38 años, con un microrrelato llamado ‘Salud’, en el que personifica la vida del Club en un anciano. El tercer puesto del podio lo ocupó Javier Casado Mayayo, de 30 años, con una historia sobre un padre que no puede continuar la tradición familiar de regalarle el carné de socio a su hijo porque está desempleado.

La segunda edición del ‘Concurso de Micorrelatos Osasunistas’ ha contado con la participación de 24 obras. De ellas, 23 fueron escritas en castellano y 1 en euskera. La edad de los participantes ha oscilado entre los 16 y 58 años. Esta actividad se enmarca dentro de la campaña social ‘Objetivo Tajonar- Taxoare Helburu’. Con ella, Fundación Osasuna pretende divulgar el osasunismo a través de la cultura.

Los microrrelatos ganadores:

Primer clasificado. Aitor Anaut Ruiz (24 años)

‘El color de mi tierra’

Del color del vino de mi tierra, es la sangre que en mi corazón se adentra, para ser expulsada cargada de pasión. Y con ella, traspasar los poros de mi piel para cubrir a ésta con una armadura que, reluce como el fuego y está preparada para luchar y defender el noble escudo por el cual todos juntos casi alcanzamos el cielo, pues del color de éste era el néctar de la victoria depositada en la copa que rozaron nuestros labios, antes de que fuera derramada hacia el sur. Por ese escudo bajemos a los infiernos, y no lo hicimos más lejos porque ni nos rendimos ni nos rendiremos. Y más pronto que tarde, dejaremos el inframundo al retomar nuevamente el vuelo, y al alzarnos más alto que nunca, conquistar todos los cielos. Porque, quien lucha con honor y sin doblegarse, tarde o temprano, de gloria podrá saciarse. No será fácil gesta, pero mayor será la recompensa. En los campos sembrados con el oro de los ogros los frutos salen más raudos y más numerosos, pero poseen cierto regusto artificial. En cambio, en los campos regados con la sangre y el sudor de su sufridora afición, hasta el más pequeño de los frutos se disfruta con devoción. Ya llevamos muchas noches de aflicción, pero pronto será nuestra coronación. Bajo nuestro escudo podremos volver a alzarnos de nuevo con honor sobre esta tierra nuestra, que como su vino, es rojilla de corazón.

Segundo clasificado. Eduardo Trincado Lauroba (38 años)

‘Salud’

¡Fíjate tú! Con casi 95 años el médico me dice que tenga cuidado que no estoy para mucho trote. Que me quede en casa guardando cama. Que estoy delicado comenta.

¡Bah! ¡Pero qué sabrá él! Si yo aún conservo la energía del primer día, las mismas ganas de vivir. Aún tengo la ambición de hacer cosas, grandes cosas… y de divertirme… ay la diversión… y quiero unir a la gente. Que yo cuando me pongo hago gritar gol a todos juntos al unísono, y cantar… qué momentos.

Sigo con la misma alegría que tenía cuando unos chavales se reunían en una cafetería para decidir mi nombre. Con la misma ilusión que cuando iba a ese pedregal aplanado días antes por la brigada del ayuntamiento para jugarme la honrilla contra los del Regimiento. Que mira que daban patadas, y nada. Ningún rasguño.

Vigila los achaques, ¿tomas la medicación? pregunta… ¿Medicinas? Si siempre me he rodeado de chavales de la tierra, de las gargantas de los que me quieren...

No viajes dice. No me puedes quitar eso. Yo siempre he viajado... en coche, en la Roncalesa, en el Plazaola, en el rápido de Barcelona, en avión, y hasta en barco. Daba igual, el caso era viajar, conocer otros pueblos. Y ese gusanillo sigue. Recuerdo que viajé varias veces por Europa... Siempre encuentro a alguien que me sigue, vaya donde vaya. Eso me hace sentir vivo. Tengo planeado volver a Soria, Miranda, Tenerife, Valladolid, Zaragoza, Vitoria…

Que no tengo salud dice… tonterías.

Tercer clasificado. Javier Casado Mayayo (30 años)

Hay cantera

Las cinco velas aún humean sobre la tarta cuando abre el regalo de su padre. De un primer zarpazo descubre el bordado del escudo, con su corona, su león y las tres letras que mejor conoce del abecedario. Tras uno, dos, tres segundos de emoción contenida, Iker reacciona y continúa diseccionando cuidadosamente lo que queda del papel de regalo, dejando al descubierto la pequeña camiseta rojilla.

Javier mira a su hijo y se transporta treinta años atrás, a la celebración de su quinto cumpleaños y a la Meyba que su padre le regaló junto al carnet de socio del club. Lo estrenó ese mismo día, y sobre los hombros de su padre presenció el gol de Martín que permitió pasar de ronda al equipo en su primera UEFA de la historia.

A Iker no le ha caído el abono, y ni sabe ni le importa que la camiseta es de la temporada pasada. Su padre lleva dos años en paro y es lo máximo que ha podido permitirse, aprovechando los descuentos del final de Liga y la tarjeta de socio de Antonio, su fiel compañero de asiento hasta el año pasado. Javier sigue sin perdonarse no haber podido renovar el abono, y no poder continuar con su hijo lo que un día empezó su padre con él.

"Tranquilo, hay cantera" le susurra su mujer al oído. Y tras ella, el niño más feliz del mundo, esperando que su padre lo suba en hombros para ir a ver entrenar a Martín.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.